Elogio de la lectura

 niños l4

 Jardines de Kensington de Rodrigo Fresán pertenece a esa categoría de libros “cajón de sastre” en los que caben un montón de cosas. Entre otras, hace una reflexión  en torno a los libros, la lectura, la memoria, el olvido y la vida que merece la pena   ser recordada.  Con respecto a los libros escribe:  “Barrie se pregunta cual es la velocidad de un libro: ¿la velocidad que desarrolló el autor al escribirlo o la velocidad que alcanzan los lectores al leerlo? Es más: ¿se detiene un libro cuando se lo deja a un lado o son los libros máquinas de movimiento perpetuo que funcionan sin necesidad de los lectores? … uno se pierde tantas cosas cuando cierra un libro. Hay noches en que Barrie juraría que oye a los libros conversar entre ellos, mezclarse, contarse sus vidas y sus obras, recordar sus tramas, sus mejores momentos. Barrie piensa que leer es hacer memoria y que escribir, también, es hacer memoria. Los recuerdos del que escribe -los escritores no hacen otra cosa que recordar algo que se les ocurrió o que les ocurrió o que no les ocurrirá nunca, pero que ahora ocurre mientras escriben- se incorporan a los recuerdos del que lee hasta ya no saber donde empiezan unos y dónde terminan los otros. El escritor como intermediario, como espiritista espiritual, como iluminador de la manera en que los libros son los fantasmas de los escritores vivos y los escritores muertos son los fantasmas de los libros …. y Barrie piensa que si hay algo mejor que ser escritor, ese algo es ser personaje

       Y sobre la lectura continúa diciendo: “Si tuviera algún sentido darte un consejo … te diría que leyeras mucho durante tu niñez. Es entonces cuando las ficciones nos sirven para aprender a luchar contra el olvido, para fijar nuestras realidades y, sí, disimularlas y volverlas mejores de lo que en realidad son. De este modo, cuando hayamos crecido, no recordaremos nuestra vida sino las vidas de los libros que leímos entonces … nuestra biografía acaba teniendo tantas cabezas como libros hemos leído, porque leyendo hemos leído tantas vidas … Bienaventurados aquellos que han leído mucho durante su infancia porque de ellos, tal vez, jamás será el reino de los cielos; pero sí podrán acceder al reino de los cielos de los otros, y allí aprender las muchas maneras de salir del propio infierno gracias a las estrategias no ficticias de personajes de ficción“.

      (Post rescatado del antiguo Blog de Oesido)

Anuncios

Acerca de Oesido

Tengo muchas dudas y ninguna solución. Sólo sé que hay mucho imbécil, algún malvado y escasísimos sabios.
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s