Sentimentalismos

     Al atardecer, decido ir paseando hasta la playa de Bastiagueiro. Una vez allí, empiezo a recorrer el arenal de punta a punta varias veces. Podría decir que camino arrullado por el sonido de las olas y mecido por el canto de las gaviotas pero lo cierto es que llevo puestos los auriculares del ipod y voy oyendo a Pink Floid. Me gusta escuchar el Pink Floid anterior al despelote mediático de El muro; el de Obscured by clouds, The dark side of the moon y Meddle.

 Después de dar unas cuantas vueltas, cansado y satisfecho, me siento un rato en uno de los bancos que hay en el paseo previo a la playa, mirando hacia el mar. El sol empieza a caer y poco a poco la gente va abandonando la playa. Respiro hondo y relajo el cuerpo. Dejo la mente en limpio. No acuden a mí profundos pensamientos, ni ideas brillantes, más bien se amontonan imágenes dispares como en un alocado zapping.

     Repaso las opiniones de Nabokov que he leído esta tarde en el libro Opiniones contundentes“Como artista y hombre de letras prefiero el detalle específico a la generalización, las imágenes a las ideas”. Y también:“Sólo el talento me interesa en las pinturas y los libros, no las ideas generales … me importan un bledo el grupo, la comunidad, las masas y demás …. lo que libra a la obra novelesca de las larvas y el moho no es su importancia social, sino su arte, únicamente su arte”.

      La tarde va pasando, Me llama la atención una de las pocas familias que van quedando en la playa, situada a unos metros de donde yo estoy. Alrededor de una sombrilla están unos padres con su hijo pequeño. Los padres se esfuerzan en hacer un castillo de arena, con una pala y un rastrillo de plástico. Lo gracioso es que el niño, que debe tener unos tres años, está apartado de ellos dos y come con parsimonia un plátano, ajeno a la faena de sus progenitores que se desgañitan levantando torres y cerrando almenas.

      Me identifico con las cosas que dice Nabokov sobre la literatura, aunque no estoy de acuerdo con todos sus gustos. Por ejemplo, abomina del sentimentalismo de Dostoiesky. Dice: “Reconozco que alguna de sus escenas, algunas de sus trifulcas tremendas, de farsa, son extraordinariamente entretenidas. Pero sus sensibles asesinos y sus prostitutas conmovedoras no pueden soportarse un momento”. En cambio a mi el sentimentalismo me mueve, de ahí arrancan muchos de mis gustos literarios. El más significativo, Fante. Sin sentimentalismo, Fante se cae. Y Fitzgerald y tantos otros.

      La pareja sigue con su castillo de arena. El niño con su plátano. Cerca del niño se arremolinan unas cuantas gaviotas, supongo que esperando que tire o se le caiga al suelo algún resto del plátano. Los padres discuten sobre su obra. De pronto el padre golpea fuertemente con la mano el castillo y además de derribar casi toda la fortificación, salpica de arena a la mujer. Ésta se queda quieta un momento, sorprendida, pero al instante le larga una bofetada en la cara al hombre. El hombre se lleva una mano al rostro, pero inmediatamente le sacude un puñetazo en un ojo a la mujer, que se cae de espaldas. Al poco se levanta, se aleja unos metros y cae arrodillada, sollozando. El hombre va hacia ella, con gesto asustado. A todo ésto miro al niño, para ver su reacción, pero éste no se ha enterado de nada. Sigue con su plátano. Cuando le estoy observando, veo como una gaviota, más atrevida que las otras, se acerca al pequeño y le larga un picotazo al plátano que tiene en su mano. El niño se sorprende y se lleva las manos al pecho. Parece que la gaviota ha abierto la veda, porque otra se acerca también al niño y le da un picotazo. El pequeño, asustado, llora. De pronto, tres, cuatro gaviotas se abalanzan sobre el pequeño y comienzan a darle picotazos. El niño cae sobre la arena. Se forma un guirigay ruidoso de aves aleteando y picoteando el cuerpo. El niño, en un primer momento, patalea. Del barullo veo salir una gaviota que lleva algo en el pico. Parece un ojo. Sale corriendo porque otra gaviota trata de disputárselo. Los padres, que estaban de espaldas al jaleo, se han dado cuenta de lo que está pasando y corren hacia su hijo.

     Hace un poco de fresco, así que decido levantarme y volverme a casa. En el ipod pongo los grandes éxitos de Carole King para el regreso. Me mola esta música de buen rollito de lo setenta, de la américa hippie de flor en el pelo y gorrito de paja. Me voy meditando sobre el arte, Nabokov y el sentimentalismo.

Pasajes extraídos del Diario de Oesido, de próxima publicación en la editorial El altramuz volador.

       Noticia aparecida en La Voz de Galicia del día 3 de Septiembre de 2.010.-   Un estremecedor suceso ha acaecido en el día de ayer en la comarca de As Mariñas. Un pequeño de tres años ha fallecido como consecuencia de las heridas infligidas por un grupo de gaviotas que inexplicablemente le atacaron cuando pasaba la tarde en la playa de Bastiagueiro con sus padres. “No pudimos hacer nada para evitarlo” ha declarado la madre del infeliz niño presa de un ataque de nervios. “Todavía no me puedo creer lo que ha pasado” decía el padre entre sollozos. Interrogado el médico que acudió al lugar del siniestro y que no pudo sino certificar el deceso, declaró a este periódico: “El estado de la víctima es espeluznante. Sólo he visto algo parecido en mi vida profesional, cuando hace un par de años tuve que asistir a un bebé que había caído en el interior de una Thermomix en marcha”. Este trágico suceso ha venido a llenar de consternación a una comarca que aún no se había recuperado de los hechos ocurridos hace apenas quince días, cuando en la misma playa, una nonagenaria murió aplastada por una tortilla de patatas gigante a la que se le estaba dando la vuelta y que se estaba confeccionando, con motivo de las fiestas patronales  con el ambicioso propósito de entrar en el libro Guinness de los records. Por cierto que el accidente ha provocado que el record no haya podido ser homologado.

       (Post rescatado del antiguo Blog de Oesido)

Anuncios

Acerca de Oesido

Tengo muchas dudas y ninguna solución. Sólo sé que hay mucho imbécil, algún malvado y escasísimos sabios.
Esta entrada fue publicada en la vida como broma y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s