Houellebecq. El mapa y el territorio

      Me ha gustado El mapa y el territorio del quinquagenaire terrible Michel Houellebecq, pero resultaría aburrido explicar el por qué. Solo quisiera detenerme en unos fragmentos de la novela.

   el mapa y   Jed, el protagonista,  se persona en la casa de Michel Houellebecq (que aparece en la novela como un personaje  más).  He venido –le dice Jed a H- porque espero un mensaje de usted. Houellebecq sonríe y le contesta a Jed: “Mi vida se acaba y estoy decepcionado. No ha sucedido nada de lo que esperaba en mi juventud. Ha habido momentos interesantes, pero siempre difíciles, siempre arrancados al límite de mis fuerzas, nunca he recibido algo como un don y ahora estoy harto, sólo quisiera que todo termine sin sufrimientos excesivos, sin una enfermedad anuladora, sin dolencias”. Estas palabras de H, me recuerdan a las que   Sandor Marai  escribe en el diario de los últimos años de su vida y que se reproducen en un post de este blog. Los conocimientos que   los intelectuales acumulan a lo largo de su vida, no parece que garanticen una vejez consoladora..

      Continuando con la escena de Jed y H.,  Jed le dice a H que le recuerda a su padre y ésto le trae a la memoria la figura de un artista e intelectual del que le habló su padre, William Morris y le pregunta a H si sabe algo de él.  H ha leído a Morris y  hace una semblanza del mismo.

      Morris es un tipo curioso en su vida y su obra.  Sobre la condición de artista Morris hace esta reflexión: “Los artistas somos los últimos representantes del artesanado al que la producción mercantil ha asestado un golpe fatal”. A pesar del carácter utópico de muchas de las ideas de Morris, creó una empresa, Morris & Co.  que siendo modélica en sus condiciones laborales , sorprendentemente tuvo un gran éxito económico.  Chesterton rindió homenaje a Morris en su libro El regreso de Don Quijote.

       La noción del artista/artesano sobre el que reflexiona Morris, me recuerda al sociólogo  Richard Sennett,  que ha escrito reiteradamente sobre el cambio de la sociedad artesanal a la sociedad industrial y de ésta a la actual sociedad postindustrial, en cierto modo antiartesanal.

       Houellebecq logra algo que siempre me gusta encontrar en los libros: relaciones que indagar,  personajes a los que descubrir, obras que leer.  Y además, en este libro no es un guarrillo como en Las partículas elementales.

          El dibujo que sirve de fondo a este blog es de William Morris.

Anuncios

Acerca de Oesido

Tengo muchas dudas y ninguna solución. Sólo sé que hay mucho imbécil, algún malvado y escasísimos sabios.
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Houellebecq. El mapa y el territorio

  1. Richard dijo:

    No he leído nada de Houellebecq hasta este punto, pero me alegra saber que El mapa y el territorio sea menos perverso que Las partículas elementales de tal mala fama. Además, me ha interesado lo que dices sobre “la vida de los intelectuales, cuando llega a su fin”. Sin obstante, espero que eso no sea la verdad. ¡Saludos!

    • oesido dijo:

      Hola Richard, perdona que se me olvidó contestarte. Respecto a los intelectuales soy de los que creo que son más felices los “ignorantes” que los “sabios” pero todo es opinable. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s